Gracias desde Oceanía

Más de 108 jóvenes de las Islas del Pacífico dicen sí a su vocación en el Seminario San Pedro Claver en Suva y son ayudados por la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol.



Más de cien jóvenes y casi una decena de formadores. Ese sería en números el Seminario San Pedro Chanel. Pero los números no hablan de la procedencia de quienes viven en esta institución, y cómo representan, con su juventud, a la Iglesia católica de Oceanía. Las distancias son espectaculares: hay 16 jóvenes de la isla principal de Fidji, uno de la isla de Noumea, a más de 2.000 kilómetros hacia el Oeste, 14 de las islas de Samoa, a la misma distancia pero en dirección este – es decir entre Noumea y Samoa hay la misma distancia que entre Madrid y Nueva York -, otros 14 son de Tonga, a 1.000 kilómetros hacia el sudeste, 9 son de Port Vila, a 1.500 kilómetros al oeste, 10 son de Tarawa y Nauru, a 2.000 kilómetros hacia el norte, 4 son de las Islas Carolinas, a más de 5.000 kilómetros en dirección a Filipinas, y uno de la cercana isla de Wallis y Futuna, que está “sólo” a 300 kilómetros... Y así hasta los 108, que no sólo son seminaristas diocesanos sino también miembros de congregaciones religiosas, lo que hace que la convivencia de procedencias y caminos enriquezca a todos los seminaristas.

Las Obras Misionales Pontificias, a través de la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol, ha apoyado desde sus inicios a este seminario. En 1971 las Obras Misionales Pontificias enviaban los primeros 50.000 dólares para la construcción del seminario San Pedro Chanel en Suva, Islas Fidji, Océano Pacífico. Por primera vez en la historia, las Iglesias del Sur del Pacífico, destino de tantos misioneros, podrían contar con un lugar donde los jóvenes que quisieran ser sacerdotes pudieran prepararse. Al año siguiente, en 1972, con los cimientos puestos, se enviaban 200.000 dólares, para terminar la construcción y comenzaba el primer curso con apenas una decena de jóvenes.


Desde aquel momento y dada la pobreza de estas Iglesias del Pacífico, la Obra de San Pedro Apóstol no ha faltado a su cita anual con la generosidad de estos seminaristas al seguir su vocación, haciéndoles llegar la cantidad necesaria para mantener en funcionamiento el seminario. Este año el envío ha sido de 39.710 dólares para alimentación y estudios, además de otros 12.000 dólares para los gastos de viajes de los seminaristas desde sus lejanas islas hasta el seminario, dos veces al año.

Este seminario es, en cierto modo, la joya la Conferencia Episcopal del Pacífico, que cuida que los formadores sean los mejores, la formación adecuada y que cada seminarista adquiera unas sólidas bases para su futura vida sacerdotal en este continente.


Etiquetas:

0 comentarios