De Leganés, a la formación de sacerdotes en Brasil

Antonio Pintado es un misionero español que se dedica a la formación de los seminaristas en la diócesis de Ruy Barbosa, Brasil



Antonio Pintado pasó sus primeros once años de cura en la parroquia de Zarzaquemada (Leganés), pero un día sintió “que debía dedicar algunos años de su ministerio en Latinoamérica”. Nunca pensó en Brasil, pero “como casi todas las cosas de Dios solo Él sabe el por qué”.

Antonio llegó a Brasil en 1988 y comenzó a trabajar en la Diócesis de Jequié, en el estado de Bahía, en la pastoral y el campo de la educación. En el inicio de esta diócesis, la falta de sacerdotes era grande, pero 30 años después prácticamente todas las parroquias ya tenían cura.

En el año 2003 se incorporó a la Diócesis de Ruy Barbosa, también en el Estado de Bahía. Al construir el Seminario, su obispo le envío para acompañar la formación de los candidatos al sacerdocio, y en esta tarea sigue desde entonces.

Durante la semana, los seminaristas estudian en la Facultad de Teología de Feira de Santana y los fines de semana se incorporan a las parroquias distantes unos 200 kilómetros. El viernes, después de comer, hasta el domingo por la noche, los seminaristas y sus formadores están en las parroquias, frecuentemente en las comunidades del campo.


Como dice Antonio, su vida, “como la de la mayoría de los curas, es bastante simple”, pero en esa sencillez y en su entrega misionera, formando a quienes deberán ser su relevo, está su grandeza.
Etiquetas:

0 comentarios