Desde el Chad un misionero español recuerda a Juan Pablo II

José Delgado Domingo es misionero avulense, formador de combonianos en Chad recuerda que la visita de Juan Pablo II en 1990, marcó un antes y un después en la historia de la Iglesia en Chad: “Después de la visita del Papa a Chad hubo un gran renacimiento de la vida eclesial”.


A Sarh llegaron cristianos peregrinos de comunidades distantes de más de 150 km. Decían “Si el Papa viene desde Roma para visitarnos cómo  vamos a quedarnos tranquilos en nuestras casas”. Como recuerda el misionero, el primer mandamiento en Chad es acoger “divinamente” al huésped, porque “el extranjero es un enviado de Dios”.

José recuerda que la Misa que Juan Pablo II celebró en Moundou fue posible gracias a la insistencia del pueblo porque cuando el Papa llegó a esta ciudad, ya había celebrado la Eucaristía y “según el protocolo no debía celebrar más que una misa”. El obispo en ese tiempo, monseñor Matthias N’Gartéri, presentó al Papa el deseo del pueblo cristiano de tener la Eucaristía y “Juan Pablo II accedió al deseo de la gente”.

El misionero afirma que “después de la visita del Papa hubo un gran renacimiento de la vida eclesial” y “un gran impulso espiritual se extendió por todos los movimientos”. La iglesia del Chad es muy joven, aún no ha celebrado el centenario de la llegada de los primeros misioneros. Cuando José llegó al Chad en 1977, en la diócesis de Sarh donde trabaja, todos los sacerdotes y religiosos eran europeos (franceses, italianos y españoles). Solamente había tres religiosas chadianas y el resto eran también europeas. Hoy la gran mayoría de sacerdotes son africanos y bastantes de ellos son ya chadianos.

José Delgado sabe mucho de vocaciones nativas. Después de haber trabajado varios años en diversas parroquias, actualmente está en el Noviciado comboniano en Sarh. Es un noviciado interprovincial, donde se encuentran 14 jóvenes novicios de diversos países de África francófona: Congo-Kin, Benin, Togo, RCA y Chad. Allí hay dos formadores: el padre Maestro, un togolés llamado Fidel, y él mismo, que es el asistente. Los novicios llegan aquí después de haber terminado los estudios de filosofía en sus respectivos países de origen.

Este noviciado lleva funcionando desde octubre 2010. La primera promoción terminó en mayo 2012. De once novicios que comenzaron, 10 llegaron a hacer la primera profesión religiosa y consagración a la misión. El próximo 11 de mayo 2014, el grupo de los neo profesos será de 14. Después de la profesión serán destinados a los centros de estudios de teología de África, América e Italia. Una vez ordenados sacerdotes irán a trabajar a las misiones donde los combonianos están presentes. En el mes de septiembre 2014 llegará otros grupo de unos 13 para comenzar la formación en este centro hasta mayo del 2016.

En esta misma ciudad de Sarh, se encuentra también el Seminario Interdiocesano de St. Mbaga Tuzinde. Alberga unos 60 seminaristas de todas las diócesis de Chad. Son estudiantes de filosofía que continuarán sus estudios en el Seminario de teología, St. Luc , en N´Djamena. El padre Fidel y José colaboran también en el Seminario St. Mbaba con algunas clases y el acompañamiento espiritual de los seminaristas.

En esta jornada de las vocaciones nativas estaremos unidos a toda la Iglesia en la oración para que el Señor continúe a favorecernos con nuevas vocaciones.


0 comentarios