Un misionero octogenario recuerda a Juan Pablo II

Juan Pablo II, durante el viaje apostólico a Bolivia no se olvidó de las vocaciones nativas: “¡Cómo no pensar en la necesidad y urgencia de numerosas y selectas vocaciones nativas!” (…) “Las vocaciones nativas son necesarias para continuar el proceso de evangelización iniciado hace ya casi cinco siglos", recordó el papa que será canonizado el 27 de abril día que en España celebramos la Jornada de Vocaciones Nativas.



Luis Alfredo Díaz, es un misionero que de OCSHA, que nació el 19 de enero de 1929 en un pueblo de La Coruña con ochenta años sigue al pie del cañón en su misión de Potosí, en Bolivia.
Cuando Juan Pablo II, en una maratoniana gira por varios países sudamericanos, llegó a Bolivia el 9 de mayo de 1988, este misionero se encontraba ya en Potosí. Como Luis Alfredo sabía que el Papa no iría a Potosí (“el aeropuerto no ofrece las condiciones necesarias para vuelos de grandes aviones por tener vientos cruzados”), decidió ir a verlo al Seminario de Cochabamba, donde se encontraría con sacerdotes, religiosos y seminaristas el 11 de mayo.
Unas diez horas de viaje que hizo acompañado de un seminarista y algunas religiosas de las Hermanitas de la Asunción. Se reunieron una gran cantidad de presbíteros en la Capilla del Seminario: “No podría recordar exactamente lo que nos dijo, porque su figura era lo principal para mí. Yo estaba a unos siete metros del Papa y sentía una gran emoción al verlo tan cerca”. Acabado el encuentro con Juan Pablo II emprendieron el regreso a Potosí en “un largo viaje de una diez horas, conduciendo casi toda la noche”.
Luis Alfredo ha trabajado diez cursos en el Seminario San Cristóbal de Sucre y otros tantos cursos en el Seminario Juan XXIII de Potosí, formando al clero local, recuerda especialmente este encuentro con Juan Pablo II porque no se olvidó de las vocaciones nativas, algo en lo que él estaba gastando su vida misionera. En la Capilla del Seminario de Cochabamba Juan Pablo II les dijo: “¡Cómo no pensar en la necesidad y urgencia de numerosas y selectas vocaciones nativas!” (…) “Las vocaciones nativas son necesarias para continuar el proceso de evangelización iniciado hace ya casi cinco siglos”.

Para leer el discurso completo de Juan Pablo II a los seminaristas y sacerdotes durante su encuentro en el seminario de Cochabamba en Bolivia  pincha aquí




0 comentarios