Gracias desde Congo

Nuestros seminarios funcionan casi al 100% con vuestra ayuda




Blas Kanda, sacerdote diocesano de Mbuji-Mayi su formación fue financiada por la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol

“Os escribo para testimoniar que soy uno de los frutos de lo que hacéis por las misiones. Y que, sin la ayuda de Obras Misionales Pontificias, sería imposible que las Iglesias y, sobre todo, los seminarios de los países menos desarrollados, pudieran funcionar.

Es cierto que la Iglesia congoleña se está responsabilizando cada vez más, pero nuestros seminarios funcionan casi al 100% con vuestra ayuda. He estado tres años en España, trabajando como miembro del equipo pastoral en nueve pueblos de Cantabria, en la diócesis de Santander, antes de volver a mi patria. Vine aquí para ver y aprender de vosotros, que nos habéis enseñado a Jesucristo. Os aseguro ahora que estáis leyendo el testimonio de uno de los frutos que vuestra oración y vuestra generosidad han dado en la lejana África, de donde vengo. Tenéis que seguir adelante.

El mundo y la Iglesia os necesitan. Os pido que sigáis apoyando a Obras Misionales Pontificias, pues sin este auxilio no sé lo que sería de las Iglesias de las misiones”.



Blas Kanda


Etiquetas:

0 comentarios