#TuVocación

“Me siento como un fruto de lo sembrado por tantos misioneros en Asia” Gabriel Galus, sacerdote del Verbo Divino de Indonesia



“Nací y crecí en una familia profundamente creyente, con una fe sencilla”, cuenta Gabriel, y decidió entrar en la congregación después de formarse cuatro años en el seminario: “Viendo a los sacerdotes que trabajaban en las parroquias cercanas y a mis formadores, descubrí que estaba llamado a ser misionero, a trabajar más allá de cualquier frontera. Así entiendo mi ser misionero: como presencia que interroga al otro, que le invita a compartir nuestra cultura, a compartir la riqueza que nos da el Evangelio”.


Para Gabriel, la pasión y la compasión pasan por “predicar y anunciar a Jesús no solo con las palabras, sino con el testimonio”. En este sentido, pone en valor “la definición que el papa Benedicto XVI hacía de la misión como caridad, como amor de ese Cristo que nos impulsa a ir hacia el prójimo. Eso genera una alegría interior que resulta atractiva para los demás. Por eso, cuando uno vive con esa alegría, está viviendo con esa pasión necesaria para alimentar la entrega”. Con su vocación intenta contagiar la alegría del Evangelio a todos..





0 comentarios