Señor, veremos qué pasa

Héctor José Guedez es un joven novicio venezolano que desde niño se sintió muy cerca de Dios al pertenecer a los grupos de animación misionera de las Obras Misionales Pontificias de Venezuela



"Solo puedo decir que seguir a Jesús no solo vale la pena sino que también vale la vida" .

Voy a comenzar mi testimonio vacacional con la  pregunta que todos me hacen ¿Cuándo sentiste que querías ser cura? Pues nunca sé decir, no sé cuando fue el momento concreto en que descubrí la llamada de Dios. Pero si sé la respuesta: "Dios me llamaba en mi día a día". Cuando estaba terminando mi bachillerato sentí que Dios me pedía ser cura, pero le dije un "NO momentáneo al Señor". Ahora sé que  nuestro Señor no se cansa  de esperar por nosotros, que tuvo paciencia y me fue mostrando el camino a pesar de mi terquedad.

Durante mi infancia mis padres trataron de educarme en la fe, por eso desde niño he estado en el servicio de Dios y de la Iglesia a través de los grupos de Infancia y Adolescencia Misionera de las OMP en Venezuela. Era un niño comprometido y bastante entusiasta  por  el servicio y la misión y  a medida me fui comprometiendo mas también en los grupos  JOVENMISION de OMP-Venezuela.

Durante mi juventud mi gran ilusión era estudiar para ser un ingeniero agrónomo, pero por un error administrativo fui admitido para cursar estudios en la Facultad Enfermería, sentí rabia, molestia hasta con Dios mismo porque mi sueño se había espumado por un error, trate de hablar con el rector para que el error fuese enmendado, pero el rector dijo que intentara hacer el primer semestre en la carrera de enfermería, y al terminar me cambiaba. Acepté la propuesta, con rabia, incertidumbre, miedo y rencor. Recuerdo cuando me puse aquel uniforme hospitalario mi primer día de clase, solo dije "bueno Señor  veremos qué pasa". Pero Dios siempre se vale de medios quizás absurdos para mostrarte el amor y el camino que El quiere para nosotros. Aunque, no me gustaba lo que hacía le puse empeño y dedicación. Cuando terminó el semestre ya no me quería cambiar, el contacto con el enfermo, con los niños, con los ancianos, en el hospital el ayudar a las personas me hacía sentir que era útil allí, y que me necesitaban, entonces me quede en la carrera de enfermería y dije: "Si Dios me puso aquí, aquí me quedo".

Jamás pensé que en las oscuras salas de un hospital, en las eternas guardias nocturnas, al escuchar el clamor de un paciente con dolores insoportables, en el niño que llora porque no quiere dejarse inyectar, en el anciano que muere y da gracias por la vida, en el primer llanto de un niño que nace y en la felicidad de una nueva madre, en la tristeza de las familias cuando ven a sus parientes morir, en los pacientes con enfermedades terminales y aun así guardaban una esperanza, iba a encontrar la llamada de Dios que me decía SIGUEME.  En un hospital donde muchos mueren, encontré al Resucitado, en un hospital donde muchos nacen, encontré la Fuente de la Vida, en un hospital donde hay muchos desesperados encontré la Esperanza y el Consuelo, encontré a Dios que me llamaba.

Entonces vino la parte más difícil dejarlo todo y seguirle, sin embargo Dios abre los caminos y siempre está a tu lado, decidí entrar en la Orden de Predicadores, una nueva familia que me acoge y me ayuda en esta peregrinación de vida al servicio del Evangelio.

Actualmente me encuentro viviendo en Hong Kong China, y el cambio no ha sido nada fácil, otra cultura, otra lengua, otra ciudad, donde los cristianos son pocos pero fieles servidores del evangelio  pero siempre con la mirada, la confianza y la esperanza puesta en Jesús.


"Solo puedo decir que seguir a Jesús no solo vale la pena sino que también vale la vida" . Hector #OraciónxVocaciones

5 comentarios

  1. Esres Nuestros orgullo.
    Jose Luis andrades.
    OMP Venezuela.

    ResponderEliminar
  2. pepe... cada dia es un viaje en paracaidas :)

    ResponderEliminar
  3. feliz dia del enfermero! y que seas un sacerdote santo hermano.. Dios te bendiga, cuenta con mis oraciones pepetrueno

    ResponderEliminar
  4. Pepe. Dios te bendiga hijo.... Dios tiene sus ojos en ti

    ResponderEliminar
  5. QUE BELLO PRIMITO QUERIDO QUE DIOS CADA DÍA TE SIGA BENDICIENDO UN ABRAZO COLEGA ENFERMEROS DE CORAZÓN Y CON VOCACIÓN DE SERVICIO A QUIEN MAS LO NECESITA.

    ResponderEliminar